SILVAN FREITAS ACLARA E INVITA:

A TODOS LOS QUE AMAN LAS LETRAS, A
ANIMARSE A ESCRIBIR... UNA POESÍA, UN
CUENTO, UNA PROSA, POEMA... EN FIN LO QUE QUIERAN PLASMAR EN UNA HOJA DE PAPEL SERÁ
TRANSFORMADO AQUÍ EN UNA OBRA DE ARTE,
LA CUAL PODRÁN LEER EL MUNDO ENTERO, LO QUE CONOCEMOS COMO ENTERNET.

ESTA ES EL OBJETIVO DE ESTE BLOG QUE TODOS SEAN ESCUCHADO Y RECONOCIDOS

NO SERÁ PERMITIDO VOLCAR NINGÚN CONTENIDO OBSCENO, PALABRAS ABUSIVAS, IMÁGENES DESNUDAS, NI TÉRMINOS QUE ALUDAN
A LA MORAL, INTENCIONES QUE VIOLEN LOS DERECHOS DE BLOGGER.

DERECHOS RESERVADOS DE AUTOR

ACLARO QUE TODOS LOS AUTORES QUE HAN PARTICIPADO EN ESTE SITIO, SUS TRABAJOS PERMANECERÁN TAL CUAL ESTABAN,
NADA SERÁ ELIMINADO, NI BORRADOS

DERECHO RESERVADOS DE AUTOR. HECHOEL DEPÓSITO DE LEY 11.723.



CONTACTOS:

DORA Y ADOLFO (011) 3967-9142

dorasilvanabulbo@gmail.com

MI CORAZÓN ES DE DIOS

MI CORAZÓN ES DE DIOS

¡¡¡AMIGOS, HERMANOS Y FAMILIA!!!

¡¡¡AMIGOS, HERMANOS Y FAMILIA!!!
Se ha producido un error en este gadget.

TODOS NECESITAMOS AMOR

TODOS NECESITAMOS AMOR

Wikipedia, entérate de datos confiables

Resultados de la búsqueda

sábado, 20 de junio de 2009

PAPÁ DE TODOS LOS DÍAS

Desde que tengo uso de razón, sé que una estrella iluminó mi corazón, aunque no pueda igualarlo a Dios, a seguir sus leyes siempre me enseñó.
Blasfemar sería, si al Altísimo lo comparase, mas su grandeza y honestidad siempre traté de imitar… desde muy temprana edad.
Aunque debido a mi rebelde y caprichosa personalidad, muchas veces ofendí su intachable sensibilidad.
Sabía que no me resultaba fácil tratar de disculparme, pedirle perdón, tener que reconocer mi error… ¡Yo siempre creía tener la razón! Terca y obstinada, no deseaba ni quería escuchar…
“Yo era tan sabia… tan experimentada”
Claro está, que presentía muy bien cuando llegaba al límite de su paciencia, dado que con sólo mirarlo, no era necesario hablar.
Mas ahora siendo madura, y con varios años encima, puedo discernir que no existe ser más querido y apreciado como tu, quien no sólo guió mi camino, sino que fue mi mejor amigo y consejero que pude tener, por su entendimiento, calidez e intelecto.
¿Cómo poder agradecerte lo que soy? ¡Cómo poder explicarte que aunque sabias que tenias razón, no lo diría!
¡Si hubiere tenido la experiencia que tengo hoy, quizás… quizás no habría pasado por tantas espinas! Pero estoy segura que esas espinas que tantas heridas me causaron, forman parte de la vida misma, difíciles de evadir.
Por todos estos motivos y muchos más, hoy decidí escribirte desde lo más profundo de mi ser.
¡Para decirte cuánto te quiero, cuánto te necesito todavía, a pesar de haber pasado tanto, tanto tiempo!
¡Cómo desearía que te quedaras siempre conmigo! No sólo este día, también los trescientos sesenta y cinco que siguen y incontables décadas más…
no obstante tengo bien sabido que los años corren sin detenerse, sin tener piedad, aun así no podría soportar tu partida, ni ahora ni nunca.
A quien podría llamar… ¡Mi papá querido!
¿Quién me consentiría tanto cómo tú lo hacías?
¡Añoro tanto mis días de niñez, de infantil travesía! Doy gracias a Dios por la bendición de tenerte.
Ahora me corresponde a mí, cuidarte, protegerte y ayudarte a recorrer ese mismo camino, que un día empezamos juntos, cuando tu mano me sostenía y me guiaba.
¡Sé que en algún momento, tendré… tendré que seguir sola, mas siempre seguiré tus recordatorios, tu ejemplo, tus dulces sermones que eran para mi bienestar, por más que tuve que sufrir lo sufrido, y llorar lo llorado, cada vez que recurría a tu lado, siempre encontraba tu mano que me fortalecía y me daba paz para mi interior!
¡Oh Padre mío cuánto te quiero, cuánto te estimo, y ahora puedo comprender…cuánto y cómo te respeto. Papá no es solo un día, son todos los dias del año y de siempre...


DORA SILVANA BULBO

lunes, 15 de junio de 2009

CARTA A MAMÁ DESDE SU VIENTRE

Hace ya tantos años que en tu ser me cobijé, que tendré que recurrir a los laberintos de la memoria para contar esta historia.
Ya tenías muy asumido que se te había pasado la edad, pero… una noticia totalmente inesperada no tardó en llegar, entre dudas, dificultades, vacilaciones y temores, igualmente resolvieron viajar. Entonces allá, por el año 1957 salen de la isla de Cicilia (Provincia de Ragusa, Italia) decidieron emprender un largo viaje, llegar a una tierra extraña.
Pasamos por Francia, Lisboa, Madrid, Brasil… Paramos en cada puerto, para comprar algún que otro recuerdo de cada lugar, un hermoso paseo por el océano, en un “gran velero” donde se bailaba, íbamos al cine, de compras, almuerzos y cenas en primera clase, camarotes tipo hotel, mientras nos balanceábamos según las corrientes marinas… nos acercábamos a la meta deseada de antemano.
Un mes antes de terminar ese año, yo llegué a destino; tú lógicamente llegaste a la ansiada América, antes que yo.
¡La llamaban, la tierra de los emigrantes!
O sea que entre novedades, tropiezos y sorpresas nos fuimos conociendo cada día un poco más.
Cuando nos sentábamos a conversar, rara vez coincidíamos, siempre que tu decías negro, yo quería blanco; aunque nuestras almas eran parecidas casi nunca llegaron a igualarse. Aún así, solo quería estar a tu lado, necesitaba tu protección, los miedos desaparecían cuando recibía ese dulce beso, acompañado de mis cuentos predilectos que noche tras noche me contabas antes de ir a dormir.
Pasó la niñez, llegó la adolescencia. ¡Después, todo se fue dando demasiado rápido!
¡Recuerdo cuántas veces lloré a escondidas, cuántas veces callé para no causarte heridas! Es que a pesar de tu fuerte personalidad, yo te veía como una delicada muñeca de porcelana blanca, bonita… pero frágil y pálida.
Tal vez no pude cumplir con todas tus expectativas, mas de nada me arrepiento, sé por propia experiencia que no todo lo que esperamos de aquellos, que son nuestra prolongación de vida, hacen lo que nosotros queremos, la vida es así y así seguirá, cada criatura nace y luego emprende su propio vuelo. ¡Claro, que el transcurrir del tiempo me ha hecho comprenderte mucho mejor! Pues esas canas me dicen muy tristemente… Que han pasado muchos…muchos años. La edad no perdona, sigue su marcha despiadada, cruel, y ahora no se cuando me entiendes o cuando vives en otra dimensión aunque estemos juntas una y otra vez.
¡Siento pena y dolor! ¿De qué puedo hablarte, qué puedo contarte? Si todo lo olvidas, vives en tu mundo, se te escapan los pensamientos por culpa… Por culpa de la vida que pasa, sólo pasa. Si empiezo a meditar termino por llorar.
¿Más sabes qué? Te quiero y te sigo amando, ahora mucho más que antes. Sí querida mamá, mucho más, no importa como estás, sé que estás y nada cambiará entre nosotras. Aún puedo sentir ese inmenso amor, sé que tu también, por más que te pierdas a cada instante, y deba recordarte vuelta y vuelta las mismas palabras, sé que es en vano, pues así maltrata la edad, no tiene piedad… no obstante nada importa ya, nada podrá cambiarse…
¡Ah, se me olvidaba aclararte, que de tanto describirme como era España, Portugal, Brasil, Italia, las fui conociéndolas a través de tus ojos y tus relatos!
¡Cómo quisiera volver a cobijarme dentro de tu ser! ¿Y por qué no volver a nacer?

DORA SILVANA BULBO

SIEMPRE SERÁN...

SIEMPRE SERÁN...